Phil Rudd brindó una entrevista en su casa de Tauranga (Nueva Zelanda) al diario “Bay of Plenty Times“. El ex baterista de AC/DC relató como fueron sus días en prisión domiciliaria, que finalizó el pasado mes de marzo luego de ocho meses. Dijo que dejó “toda la locura” atrás y que se siente en plena forma, en gran parte gracias a la ayuda de un psiquiatra que lo visita una vez por semana.

Según él su vuelta a la banda depende de la decisión de Angus Young, aunque dice no haber hablado con los miembros de AC/DC desde su condena. En el próximo mes de junio tiene planificado dar conciertos en Bélgica y Francia promocionando su disco solista “Head Job”, lanzado en agosto del año 2014; recordemos que por sus problemas legales Rudd no puede ingresar a países como Estados Unidos, Canadá o Japón, lo que complicaría una hipotética gira con los australianos.

Captura tomada de la página oficial de Mike Fraser
Phil Rudd en su casa de Tauranga