Salt Lake City

El viernes 18 de enero de 1991 fue el peor día para AC/DC después de la muerte de Bon Scott, esa noche en el Salt Palace de Salt Lake City, Utah (USA), tres jóvenes fans perdieron la vida apenas empezado el concierto.

Según el parte oficial los fans murieron aplastados cuando la multitud se vino hacia adelante apenas la banda subió al escenario, una de las víctimas, Jimmy Boyd, de 14 años, fue declarado muerto esa noche del viernes por asfixia, otro adolescente Curtis Child, también de 14 años, murió el domingo en el hospital Holy Cross y la tercera, una mujer de 19 años llamada Elizabeth Glausi, falleció tres días después en el hospital, cuando el equipo de soporte de vida se apagó a petición de su familia.

Elizabeth Glausi

No todos los días el monstruo del rock AC/DC tocaba en Salt Lake City, por eso su único show del 18 de enero parecía la única oportunidad en la vida para los fans de Utah, muchos hicieron cola toda la noche para comprar las entradas de U$S 18, decididos a estar ahí aunque fuera lo último que hicieran, desgraciadamente para tres de ellos así fue.

De los 13.294 fans presentes, cerca de 4.400 habían obtenido las entradas de “general admisión” (esto es lo que nosotros conocemos como campo, es decir parados). Estas ubicaciones estaban prohibidas en muchos recitales de rock desde que 11 personas murieron aplastadas en un concierto de The Who en Cincinnati en 1979.

Ahora la pesadilla se repetía, apenas empezado el show la multitud se vino hacia adelante. Aparentemente algunos roadies se dieron cuenta de la situación y empezaron a sacar gente, otros gritaban desesperados a los integrantes de la banda para que pararan de tocar, pero aturdidos por el volumen del sonido y cegados por las luces, no se dieron cuenta hasta pasados casi 20 minutos. La banda detuvo su actuación ni bien se percató de la situación.

A continuación escuchamos a Brian pidiendo a los fans que se muevan hacia atrás ya que tenían un problema en la parte de adelante y no querían que nadie resultara herido, ya era tarde:

La banda quedó muy apenada por la desgracia, se llamaron al silencio y dejaron el trabajo a los abogados; mediante un comunicado de prensa, expresaron que nada podían decir o hacer para disminuir el dolor ocasionado por las pérdidas y daban su sentido pésame a los familiares de las víctimas, a la vez que criticaban a ciertos medios gráficos que reportaron que la banda siguió tocando aun sabiendo de la tragedia en clara muestra de no importarles nada y que solo se detuvieron cuando ya todo era muy evidente. Brian no concilió el sueño en una semana, los demás integrantes jamás hablaron del tema.

Foto del antiguo Salt Palace inaugurado en 1969

Demolido en 1994 hoy se levanta allí un moderno Centro de Convenciones

La demanda de la familia Glausi

Julio de 1991. Los padres y la amiga de la estudiante universitaria muerta presentaron una demanda contra el grupo de rock y otras empresas que se beneficiaron del concierto. La familia de Elizabeth Glausi y la amiga que resultó herida en el concierto presentaron una demanda federal en la Corte del Distrito acusando directamente a los AC/DC de seguir tocando mientras los aficionados morían ante sus ojos, Elizabeth era oriunda de Washington y estaba estudiando en la Universidad Brigham Young.

Glausi murió y su amiga fue herida, aparentemente AC/DC siguió tocando a pesar de que los miembros de seguridad pedían que la banda parara. Según la denuncia “Elizabeth se sofocó lenta y dolorosamente hasta que entró en coma mientras que Brandi Leigh Burton también se sofocaba pero más lentamente y luchaba para salvar a su amiga, hasta que también cayó en la subconsciencia. Si la banda hubiera dejado de tocar cuando la seguridad se lo dijo, nuestra hija no moría” dice la demanda de los Glausi y sigue: “La banda siguió tocando mientras la gente se apilaba enfrente del escenario luchando por conseguir un poco de aire para respirar”.

Dijo el abogado de los Glausi John P. Coale, “Estuvieron bajo ese montón de gente durante media hora, no podían salir, no podían respirar, la gente gritaba, Brandi le pedía a Elizabeth que hiciera fuerza para respirar y hablaron de que iban a morir, ¿se imagina lo que es eso?”

Noviembre de 1991. Los padres de Elizabeth Glausi volvieron a presentar una demanda contra la banda en el Tribunal del Distrito. Los padres ya habían presentado una demanda contra AC/DC y varios promotores del evento ante el tribunal, pero el juez de Distrito David Winder desestimó el caso, alegando que pertenecía a la Corte del Estado. Otto y Jean Glausi agregaron a la demanda a “Dirty Deeds”, una compañía de Delaware que ayuda a gestionar a AC/DC.

También en esta nueva demanda se agrega que la banda actuó con negligencia al violar una supuesta ordenanza de la ciudad que prohíbe recitales sin asientos asignados, aparte de la primera acusación de seguir tocando mientras que la seguridad les avisaba de la tragedia. Según la demanda si la banda hubiera dejado de tocar y hubieran encendido las luces apenas el personal se seguridad se lo advirtió Elizabeth se habría salvado.

Viejo Salt Palace

La demanda de la familia Child

Febrero de 1991. El padre de Curtis presentó una demanda de 8 millones de dólares por la muerte injusta de su hijo en contra de la banda y las empresas relacionadas con el evento, incluyendo una estación de radio local y un promotor de conciertos.

Bruce C. Child presentó la demanda en el Tribunal de Distrito en contra de la banda australiana, sus directivos, la empresa que gestionaba el Salt Palace, la compañía de seguridad, el promotor de conciertos local que llevó a AC/DC a la ciudad y la estación de radio que patrocinó el evento. La demanda menciona “la conducta intencional y maliciosa de los acusados que causaron daños irreversibles en el cerebro de Curtis por la asfixia por compresión.

El abogado de Bruce es R Craig Clark Jr., de San Diego, y solo representa al padre del niño, no a la madre, ya que estos están divorciados (se explicará más adelante esta situación).

Bruce Child busca $ 3 millones de dólares por daños generales, $ 5 millones de dólares por daños punitivos y una cantidad no especificada por daños especiales, tales como gastos médicos y funerarios.

El Sr. Child está terrible,  angustiado por esto –dijo el abogado Clark– su esperanza más ferviente es que Curtis no haya muerto en vano, que esto no vuelva a suceder y que se culpe a todos los involucrados en esta tragedia, espero que podamos evitar que esto vuelva a suceder y advertir a otros sitios. Espero que podamos salvar otras vidas”.

United Concerts, una empresa de promoción de conciertos locales, es el “principal acusado en el caso“, dijo Clark. Ellos son responsables de promover, armar y vender el concierto, dijo. Utahn James McNeil, su presidente, es el demandado.

KBER Radio 101.1 FM es el segundo acusado. “La estación ha anunciado y promovido el concierto”, dijo Clark. “El día del concierto, anunció que había otros 500 boletos de admisión general. Ellos han hecho la promoción de conciertos como este por mucho tiempo. Tenían que ser conscientes de la clase de situación del Salt Palace“.

La empresa propietaria de KBER, Devine Media Corp. de Delaware, también se nombra en la demanda. Una portavoz de la estación, dijo que “no tienen ningún comentario por el momento.

Child también demandó a Contemporary Services, una empresa de seguridad de California, por no cumplir con su obligación de proteger a los aficionados. “Los guardias no pudieron detener el concierto. No pudieron salvar a esas personas de ser sofocadas. Los guardias simplemente no hicieron guardia“, dijo Clark.

Spectacor Management, una compañía de New York que gestiona el Salt Palace, fue nombrada en la demanda junto con el director del Salt Palace, David Meek. La demanda se resolvería en un juicio con jurado.

Una madre quiere unirse a la demanda

Mayo de 1991. La madre del adolescente Curtis Child quiere unirse con su ex marido en la demanda de 8 millones de dólares que este inició.

Lucy W. Child presentó una moción en el Tribunal de Distrito para unirse a la demanda por negligencia que presentó su ex marido el 4 de febrero por la muerte del hijo de la pareja, Lucy tenía la custodia principal de Curtis, ella y su ex marido son coherederos con los bienes de Curtis, por lo tanto puede presentar cargos por igual.

La demanda de la familia Boyd

Mayo de 1991. Los padres de Jimmy Boyd, el adolescente sofocado hasta la muerte en el recital de AC/DC el 18 de enero, presentaron una demanda por negligencia contra el Condado de Salt Lake.

La notificación de la demanda por la familia de Jimmie L. Boyd Jr. fue remitida al fiscal del condado. No se especificó lo que se busca en esta presentación.

El abogado M. David Eckersley, en representación de los Boyds, dijo que el muchacho murió como consecuencia “de la negligencia del Condado de Salt Lake al permitir la presentación de la banda.

Abogado M. David Eckersley

La banda se defiende

Abril de 1991. El grupo de rock AC/DC ha contratado a un abogado local para que lo represente en la demanda y futuras acciones presentadas a raíz del concierto accidentando realizado en el Salt Palace el 18 de enero en el que murieron tres adolescentes.

El abogado Mike Mohrman fue contratado por la banda para defenderse de una demanda por homicidio culposo presentada por las familias de las víctimas. La misma fue presentada en febrero contra la banda, Spectacor Management Group, la promotora de conciertos JC McNeil, la empresa de seguridad Contemporary Services Corp., el agente y el manager.

Abogado Mike Mohrman

La absolución de la banda

Mayo de 1991. La banda de rock AC/DC –y sus directos imputados Brian Johnson, Angus Young, Malcolm Young, Cliff Williams y Chris Slade- ha sido absuelta de una demanda por homicidio culposo interpuesto por el padre de uno de los tres adolescentes muertos el 18 de enero de 1991 en Salt Lake City.

Se refiere a la demanda de 8 millones de dólares presentada por Bruce Child en la cual acusa a la banda y a otros intermediarios.

En el fallo el juez Richard Moffat escribió que “el padre ha tenido una razonable, bien fundada y sincera creencia de actuar sobre la base de hecho y de derecho.”

Finalmente en agosto se retiraron todos los cargos contra la banda, esto trajo un poco de tranquilidad y alivio, y renovó el aire, así la banda pudo concentrarse de lleno en lo que sería una serie de mega recitales en estadios bajo el nombre de Monsters Of Rock/Rock Around The Block, con Metallica, Mötley Crue, Queensryche y los Black Crowes, que los llevó –entre otros recitales- el 17 de ese mes a tocar en Donington, Inglaterra y el 28 de septiembre en Moscú ante cerca de 1.200.000 personas.

Si bien las sentencias desestimaban a la banda, la denuncia contra los otros acusados siguió en pie.

Tal vez por el hecho de que la banda fue absuelta en el caso es que no se sabe demasiado del fallo definitivo del juicio, la sentencia que tuvo y demás, parece que al quedar afuera la cara más visible, la noticia perdió interés, pero se da por sentado que los familiares de los fallecidos han conseguido un dictamen a su favor.

El Salt Palace por dentro

Testimonios

Unos años después de la tragedia la periodista Cathy Free viajó a Salt Lake City, recogió datos y realizó un informe para la revista People. El informe comienza con una pequeña historia, la que ya todos conocemos. Lo interesante son los testimonios.

Scott Carter, de 28 años, maestro, guardia de seguridad del concierto:

“La gente siempre está empujando para tratar de llegar a la parte delantera, pero esta vez empujaban demasiado, en la segunda canción, en las primeras filas empezaron a caer uno sobre otro. Había 20 o 25 chicos, todos en un montón y la gente empujando por todos lados. Tratamos de llegar para sacar gente, pero las piernas de todo el mundo se entrelazaban y no pudimos. Todo el mundo estaba tratando desesperadamente de salir. Cada vez que el jefe de seguridad sacó a alguien, alguien cayó en la parte superior de la pila como fichas de dominó.”

Carter dice que intentó sin éxito decirle al jefe de la seguridad que detenga el concierto (el manager lo niega, insistiendo en que la banda dejó de tocar tan pronto como se hicieron conscientes del peligro). “Estaba gritando con todos mis pulmones ¡Ya basta! y haciendo gestos con la mano, pero él no quiso escuchar. Él fue sacar a la gente de la parte superior, pero eso no ayudaba a los que estaban aplastados abajo. La gente estaba llorando y llegando arriba, tratando de agarrarse del pelo, de todo lo que podían. Agarraron mis brazos, mi camisa, en la desesperación. Miré a mi derecha y vi la parte blanca de los ojos de un chico. Eran del tamaño de dos pelotas… estaba siendo sofocado. Por último, cuatro hombres de seguridad y yo fuimos dejando la barricada y abriéndonos paso por entre la gente, nos llevó casi 10 minutos que parecieron horas llegar al centro de la tragedia y ya estaba cansado, yo estaba desesperado, gritando que por favor acabaran con el show, pasaron creo que 45 minutos hasta que el cantante Brian Johnson llegó hasta el borde del escenario y pidió la atención. No sé quién finalmente le dijo lo que estaba pasando.”

Russ Boyd, otro guardia de seguridad, cree que fue después de 6 o 7 canciones de AC/DC que el cantante pidió que la gente se corra hacia atrás (un representante de la banda dice que sólo se tocaron cuatro canciones antes de que Johnson advirtiera a la audiencia, mucho menos de 45 minutos.) “Esta banda es como Dios para estos chicos, tan pronto como Johnson dijo eso el público se fue alejando y fue entonces cuando empezamos a sacar a la gente. Había dos chicas en la parte inferior que parecían muy mal, Scotty y yo tomamos una (Brandi Burton) y tuvimos que luchar contra la multitud para salir, es como que a estos chicos realmente no les importaba. No les importaba nada, solo la música maldita.”

Brandi Burton de 19 años, despertó en una habitación del Hospital LDS unas horas después de haber perdido el conocimiento debajo de una pila de cuerpos, su compañera de cuarto de la Universidad Brigham Young, Elizabeth Glausi, murió tres días después. “Estábamos muy entusiasmadas con el concierto y reíamos cuando entramos en el estadio, cuando AC/DC salió hubo una sacudida hacia adelante, inmediatamente Liz y yo caímos, estábamos a casi cinco personas de la valla. Recuerdo el golpeteo de la música, era increíblemente fuerte. Alrededor de 10 ó 15 personas estaban arriba nuestro, la gente caía encima de nuestras caras, de nuestros cuerpos, yo estaba abajo y Liz arriba mío, estábamos pidiendo ayuda a gritos, pero no había manera de que nos ayudaran… no podíamos respirar… habrán pasado 10 minutos y le dije a Liz “-Liz, tienes que respirar. Trata de respirar, por favor, respira…la mire y ella dijo no puedo, no puedo…luego cerró los ojos. Lo último que recuerdo fue decir, “por favor Dios, no nos dejen morir”.

Neil Scott de 17 años, fue al concierto con su mejor amigo, Curtis Child, pero rápidamente lo perdió en la multitud. “Alcancé a ver a Curtis al principio, pero eso es lo último que vi de él hasta que la policía me mostró fotos de él con un respirador. Durante el primer par de canciones me caí contra la barricada de metal delante del escenario, pero pude levantarme, me mantuve fuertemente agarrado. Era una escena de pánico.”

Jimmie Boyd Sr., mecánico de automóviles, padre de uno de los chicos muertos, había dado a Jimmie Jr. $ 20 para la entrada del concierto, aunque su esposa, Betty, dijo que la familia no estaba de acuerdo. “Mi hijo tenía tantas ganas de ir que le dije, bueno, está bien, sólo para hacerte feliz, voy a dejarte ir. Era tan importante para él, no pude decir que no, estaba feliz. A Jimmie le gustaba el Rock And Roll, lo escuchaba todo el tiempo. Le gustaba el fútbol también, la Nintendo y el dibujo. Tengo muchos dibujos hechos por él, un montón de ellos son de bandas de rock, incluso uno es el logo de AC/DC. Mirando hacia atrás lo que pasó, me siento culpable… no debería haberle dado el dinero para el ticket… creo que cometí un error. Debí haber dicho que no.”

Se cierra el círculo: AC/DC vuelve a Utah

Abril de 2001. Cuando AC/DC suba al escenario el jueves por la noche, casi todo el mundo estará de acuerdo, hay pocas posibilidades de que se repita la tragedia que ocurrió la última vez que la banda de rock heavy metal llegó a Utah.

Steve Harms, director de marketing del E-Centrer, de West Valley City, donde se va a llevará a cabo el concierto la próxima semana, dice que los dos eventos son completamente diferentes. Para empezar, no es el mismo tipo de configuración de asientos. Hace diez años, la configuración en el piso de la arena fue al estilo “Festival Seating” es decir sin asientos, todos parados.

Un experto en seguridad de conciertos llama a esta “la configuración de audiencia más peligrosa“, ya que los miembros del público están compitiendo por el mismo espacio. La próxima semana, todos los asientos estarán reservados. “Muchas cosas se han hecho en los últimos años para que algo así (la tragedia de 1991) no vuelva a suceder, en este caso la solución es poner a toda la gente en sillas asignadas“, dijo Harms. “Ayuda también que el simple paso del tiempo ha afectado el tipo de gente que espera ver. Me refiero a la audiencia va a ser diferente” dijo. “Esas personas son 10 años más viejas.”

El jefe de Harms, el gerente General del E-Center Kevin Bruder, dijo que su principal preocupación es proporcionar un ambiente seguro, cómodo y que confía en que todo saldrá bien la semana que viene. “Hasta ahora, todo lo que hemos visto en AC/DC ha sido maravilloso“, dijo Bruder. “Ellos no han tenido ningún incidente en los últimos 10 años. Todo apunta al hecho de que el show va a tener éxito. … Nos sentimos orgullosos de estar muy bien preparados y tenemos una buena comprensión de lo que está pasando ahí fuera.

AC/DC tocó el 12 de abril del 2001 en el E-Center, en el condado de Salt Lake City y demás está decir que salió todo bien, así la banda dejo atrás –en parte- una de sus peores tragedias.

E-Center

Ticket del Show

Traducción, investigación y redacción: Cabeza, edición: juanger. Via / Deseret News, People, The New York Times, GibsonCrabsody in Blue, Visit Salt LakeAC/DC Bootlegs.

¿Quieres hacer alguna corrección o aporte al articulo? Haz clic aquí.

5 Comments

Deja un comentario

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.